4.6.06

Coleccionable X-Men Nº1

Saludos a todos, tras un tiempo sin internet, y otra semanita en la que no me apetecía escribir, vuelvo a la carga para comentar la primera entrega del coleccionable de La Patrulla X, publicado, como todos sabeis por Panini con el motivo del estreno de la tercera entrega cinematográfica de los mutantes.

Situemonos, tras la Caida de los Mutantes (que podeis encontrar en los últimos números del primer coleccionable de los Hombres X) el mundo tiene a La Patrulla (Tormenta, Lobezno, Coloso, Dazzler, Mariposa Mental, Pícara y Longshot) como héroes que murieron salvando el mundo, pero, naturalmente no están muertos, sino que lo han planeado así para poder actuar con mayor libertad.

Este es el interesante punto de partida que propne Claremont, pero antes de comenzar a desarrollarlo, se publicaría un Fill-in con argumento de Tom Defalco, del que os paso a hablar a continuación.

En un principio leemos una carta de Dazzler dirigida a su amigo el cazarrecompensas O.Z. Chase, gracias a esta carta, nos enteramos de una historia que se produjo unas semanas antes de la "muerte" de los mutantes, que tiene como protagonistas a Dazzler y a Lobezno, y en la que interviene, además de O.Z, Henry Gyrich, un hombre al que casi cualquier seguidor de Los Vengadores conocerá. La historia trata, a grandes rasgos de una red de espionaje internacional en la que intervien el gobierno estadounidense y la KGB y que tiene como centro a Vladymir Semyanovitch, un antiguo espía ruso que mantenía contactos con los USA.

Esta historia autoconclusiva tiene argumento de Tom Defalco y dialogos de Chris Claremont, y aunque no pasa de lo meramente anecdótico, está bien narrada y con buenos diálogos.

En el dibujo de este número tenemos al veterano Rick Leonardi, (dibujante que en su día diseñó
el traje negro de Spiderman) y que aquí se encarga cada cierto tiempo de dar descanso a Marc Silvestri, dibujante regular de la colección.
Leonardi, hace un trabajo correcto, no es especialmente espectacular, pero narra con solvencia y con una puesta en escena bastante efectiva.

En el segundo de los tres números, ya nos dejamos de Fill-ins, y vamos a lo interesante, se presenta a los cosechadores (que ignoro si fueron creados aquí o ya pertenecian a los enemigos de los Hombres X), grupo de hombres-ciborgs que se dedica al robo de bancos.
Tras una primera escena en la que estos atracan un banco en Singapur, los hombres-ciborgs se teletransportan a su guarida en Australia, donde se acaban encontrando con la Patrulla X.

En el tercer número, con los Cosechadores ya derrotados, la Patrulla se instala en su nuevo hogar, y tras una visita de Longshot a la guarida del tesoro de los Cosechadores, deciden, gracias a la habilidad de Longshot de "leer" el pasado de los objetos, devolver todos los bienes robados a sus dueños.

Estos dos números, dibujados ambos por un pre-Image Marc Silvestri, tampoco son especialmente remarcables, pero son muy entretenidos, y los diálogos de Claremont están lejos de volverse pesados (como ocurre en la actualidad), siendo en ocasiones brillantes.

El dibujo, es bastante espectacular, especialmente los diseños de algunos cosechadores, y la narración es aceptable, aunque se vuelva confusa en algunas ocasiones.
Pese a los defectos que adolece Silvestri, tienen mayor peso sus virtudes y es bastante agradable ver a un dibujante Image sin volverse recargado y extremadamente confuso como les sucede en otras tantas ocasiones.

En líneas generales el tomo es entretenido, aunque ninguna de las tres historias que se incluyen tiene especial relvancia más allá de presentar el nuevo status-quo para los Hombres X, pero pese a ello, es una lectura recomendable, y tras haberme leído los tomos 2 y 3 puedo deciros que en la saga del Nido la cosa mejora bastante.
En cuanto al dibujo, como ya he comentado, ambos dibujantes hacen un trabajo correcto, pero sin destacar especialmente. Sin lugar a dudas, lo que yo creo que le vendría bien a estos cómics sería un buen recoloreado con las técnicas de coloreado digital que se usan en la actualidad.

Lo dicho, un cómic entretenido, muy disfrutable y con un interesante punto de partida.

Puntuación: 7'5/10